Seleccionar página

Por qué tenemos que aprender toda la vida

Que nos digan que es necesario estar aprendiendo toda la vida, se ve como una moda inventada para vender más cursos pero nada más lejos de la realidad.  La UNESCO dice todo lo contrario, tanto que ha creado un Instituto propio para desarrollar sus programas y sus políticas a favor de una  educación continua en las distintas etapas de nuestra vida.

 

Porque el aprendizaje continuo contribuye a que logremos un mundo más próspero e inclusivo, alcanzando nuestros objetivos vitales que, con posterioridad, volcamos a la sociedad y al mundo en general.

 

Los beneficios de aprender a lo largo de la toda nuestra vida y no pasar por ella sin más son, entre otros:

1.-Nos transformándonos como personas, pasando a transformar nuestros puestos de trabajo y nuestro entorno.

2.- Aprender nos ayuda a encontrar nuevas respuestas a las nuevas necesidades de la vida y del desarrollo personal, familiar, laboral y social.

3.- Un aprendizaje continuo te ayuda a generar enfoque, claridad y capacidad de solventar los inconvenientes diarios que se te presenten como persona y como profesional.

4.- Aprender te ayuda a abrir los ojos y a descubrir la importancia de la felicidad y de mantenerse motivados para obtener resultados reales mucho antes.

5.- Aprender a diario hace que saquemos a la luz lo mejor de nosotros mismos, convirtiéndonos en personas comprometidas, implicadas, resolutivas con nosotros mismos y con los demás.

 

Por todo esto y más, merece la pena no dejar de aprender, ¿verdad? ¿Qué puntos añadirías tú?

 

Los beneficios de los rituales para la empresa y la vida personal

Por muy extravagante o esotérico que te resulte llevar a cabo un ritual debes saber que te puede ayudar y mucho, en tu vida diaria, en la consecución de tus objetivos o, simplemente, para relajarte, no perder el foco y ganar en claridad sobre lo que quieres de tu vida o de tus circunstancias.

¡Los rituales son herramientas! ¿Lo sabías?

Sí.

Son herramientas que, como si de un software se tratase, te ayudan a “configurar” tu realidad, tu día a día.

¿O qué te crees que es el despertador? Es la herramienta de tu ritual mañanero que hace que te despiertes para levantarte a la misma hora, todos los días.

¡Wow! De esotérico no tiene nada, ¿verdad?

Nuestra vida diaria es la suma de rituales que, sin darnos cuenta que sean tal, los programamos a nuestra voluntad para alcanzar metas concretas (despertador para despertar, poner el café antes de lavar la cara, recoger la ropa antes de planchar, recorrer el mismo camino al trabajo todos los días, tomar el café en la misma cafetería y de la misma forma, hacer el descanso en la oficina a la misma hora…), y para ello no hay una respuesta concreta sino consciente y/o inconscientemente,hay fuerzas invisibles responsables de una aparte decisiva de la realidad que vivimos.

Si.

Contamos (1) con la suma de la metafísica, que está ahí, y lo que alcanzamos a través de la voluntad, de la confianza en mí, de los talentos y (2) con la participación de la humildad al reconocer que hay fuerzas más allá de mi conocimiento pero que no son protagonistas sin la acción o actos que yo llevo a cabo.

Un ejemplo de ritual sería el de Michael Jordan que no salía a jugar un partido sin poner debajo de la camiseta del equipo, la camiseta del equipo de su universidad. ¿Crees que eso lo validaba todo? No. Simplemente que reforzaba sus metas, el motor de su talento, de su éxito.

Te invito a que ritualices tu vida, que configures acciones concretas repetitivas para afrontar situaciones especiales y hacer efectivo eso de “la voluntad y la fe mueven montañas”.

Recuerda que un ritual atractivo te invita a “hacer”. Y de eso se trata, ¿verdad?

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies