Seleccionar página

Lo que no te mata te hace más fuerte pero también te deshace por dentro… ¿Cómo afrontar los palos que no dependen directamente de ti?

Lo que no te mata te hace más fuerte pero también te deshace por dentro… ¿Cómo afrontar los palos que no dependen directamente de ti?

  1. Respirando profundamente para no caer en un ataque de ansiedad.
  2. Cagándote en todo para liberar la rabia e impotencia (unos dicen palabrotas, otros lloran… lo mejor es no enfrentarse a nadie porque eso no soluciona nada, sino que hace que luego, nos sintamos peor por haber tratado mal a esa persona que, posiblemente, era la que menos culpa tenía).
  3. Escribir y garabatear en un papel nuevas opciones, aunque las tengas que sacar de donde no las hay. Es la realidad.

Aquí, la psicología positiva no funciona. Funciona la realidad. Tienes un problema y te dicen que no tiene solución, o te dan lecciones de ética, o te echan en cara que cómo se has llegado a él… O te pasan la factura de una consulta que, una vez finalizada, no sirve de nada porque es teoría barata, basada en consejos pagados que, precisamente, son los que menos necesitas en este preciso momento. Hay que solucionar un problema, que tú no sabes y que a quién delegas, llamas o preguntas, sabe menos que tú.

Así de triste. Así de cierto. Entonces, ¿qué opciones tienes? Primero, todo en esta vida tiene solución menos la muerte. Sí, me lo has escuchado muchas veces, pero es la REALIDAD, acompañada de una aceptación que, nos guste o no, forma parte de la vida, del trabajo y de las circunstancias.

Y justo ahí, en ese punto de equilibrio, entra la forma de trabajar basada en el Slow Consulting, que te enseña que la aceptación no implica que estés de acuerdo con ese problema que tienes, sino que hace que seas consciente de que no tienes el control sobre todo lo que te sucede y te rodea. JUSTO AHÍ, cuando lo interiorizas sientes que no haces ese problema personal, sientes que estás menos implicado emocionalmente y sientes y te sientes más libre sobre aquellas problemáticas que no dependen de ti, te guste o no reconocerlo.

Y justo ahí, cuando dejas de estar enfadado con tu empleado, con tu gestor, con tu banco, con tu secretaria o con quién estés de mal humor, pasarás a estar abierto, más receptivo, más creativo para encontrar esa solución a tu problema, ver con otro ánimo y actitud esas posibilidades que antes ni se te hubiesen pasado por la cabeza. Posiblemente no sea la solución más perfecta a ese problema tan jodido pero con seguridad, tienes esas otras opciones que solucionan, de forma parcial o adecuada eso que te está quitando el sueño y parte de tu salud.

Sé que estás hasta las narices de escuchar que hay que poner distancia, ducharse para inspirarse o salir a correr para liberarse, pero, tengo que reconocer que es necesario poner distancia, sí o sí, para mirar con otros ojos de “no enfado”, de aceptación y de realidad. A ello te ayuda la tan desgastada creatividad, que no es para nada un juego de niños ni una pérdida de tiempo. Creatividad para solucionar un problema es sinónimo de SENTIRTE abierto, receptivo, que tengas una actitud serena para poder ver opciones, nuevas realidades, oportunidades en otros lugares o personas.

“Si, si, lo que tú me digas, Yolanda… pero ¿cómo logro poner esa distancia?”. Pues, honestamente, no tengo una varita mágica. Lo que si tengo son un montón de opciones, prácticas, individuales, según el problema, la persona y las circunstancias. Por ejemplo: una persona con una actitud de “quemado” total que no sabía como romper con ella. Estaba tan enfadado con él mismo y con el mundo que no había forma de sacarlo de ahí pero él sabía que tenía que hacer algo, por su salud primero y por su bien familiar. Logramos romper la primera barrera, la más jodida, poniendo un trozo de césped natural debajo de su mesa de despacho (cerrada por delante por lo que nadie veía lo que había debajo) y solo podía haber las reuniones con las personas, que él consideraba más conflictivas, descalzo. Si. Tal cual lo lees. Es un proceso largo de contar, pero él mismo llegó a la conclusión, con la “incomodidad” que suponía estar descalzo, con los pies en un césped natural y fresquito, que no escuchaba lo que decía nadie, desde hacía mucho tiempo. Sólo hablaba él, sólo se quejaba él, sólo “presuponía” él y la cosa se le había ido de las manos. ¿Cómo era posible con un cargo con el suyo? Pues lo era. Y salió de ese problema….

Las situaciones complejas nacen de las personas. Somos nosotros los que hacemos, sentimos, decidimos y nos equivocamos. Los problemas no se tienen que poner encima de la mesa, sino delante de la nariz para poder verlos con una presión diferente que nos permite asumir la responsabilidad para solucionarlo. Y escribir, escribir, escribir. Deja de lado el mal humor, las ordenes, el ordenador, las palabras de autoridad… escribe todo lo que tengas en la cabeza sobre ese problema, escribe todo lo que te dicen (asesor, secretaria, banco, gestor, empleado…), evalúa lo escrito y reflexiona ante todas las posibles combinaciones que pueden surgir. Y eso, no se logra teniendo solo la información dentro de la cabeza o perdida entre departamentos y colaboradores. Una pizarra, un folio gigante o lo que quieras, pero todo ubicado en la misma pared para lograr una distancia real, física que te va a permitir liberar la cabeza y distanciarte también del problema e incluso de la gente que sólo vive para tener un “no” por respuesta.

Te sorprenderá como cambia la visión del asunto. No lo digo yo. No me hagas caso. Simplemente, prueba. Y luego, si te apetece, me cuentas.

 

No quiero dejar mi trabajo pero no soy feliz

No voy a entrar en por qué no eres feliz en tu trabajo pero, ¿eres de los que dice “mientras llegue la nómina a fin de mes…” y lo acompañas de suspiros de “conformidad” y “es lo que hay”?

Bueno. Seguro que no eres la única persona que está así aunque ya sabes el refrán ese, que dice, ” consuelo de mucho….”. Pero no escribo esto para juzgarte, no. Simplemente, te voy a contar las opciones que tienes para ser feliz, aunque el trabajo no te llene. No son verdades absolutas pero sí ideas que te hagan pensar diferente. Allá vamos:

1. Busca un cambio de enfoque.

Analiza cómo has llegado a sentirte así. ¿Cuándo fue la última vez que te sentiste bien contigo mismo? Posiblemente ésta pregunta “pique” pero si pica es bueno porque significa que has tomado decisiones poco acertadas y que en tu mano está dejar de llevarte por las modas o corrientes.

Si no quieres renunciar a tu trabajo, no lo hagas pero entonces no te quejes. Dale una vuelta a qué es lo que falla en él y buscar alternativas de solución o, al menos, que te permitan llevar mejor la situación:

.- Tu jefe es un capullo. Prueba a hablar con él de un modo que no hayas hablado nunca. ¿Por qué dices que no antes de probar? A lo mejor es que su situación no es mejor que la tuya y también necesita palabras de aliento. También necesita pensar diferente. ¿Te has parado pensar que los jefes, buenos o regulares, también son personas? Los habrá complicados pero también los habrá que necesiten un hombro en el que apoyarse, no?

.- No aguantas a tus compañeros. Intenta pedir un cambio de puesto o hablar con ellos. A veces, por una tontería, hacemos una montaña y al cabo de unos meses, no sabemos cómo empezó la cosa. Al trabajo vamos a trabajar, no a hacer amigos. ¿O sí?

.- No estás motivado porque es un trabajo rutinario. Pide si puedes ponerte casos. Haz una lista de chistes y compártelos (si se puede hablar). O inventa canciones simpáticas y dile a tus compañeros que las aprendan contigo.

.- Si hay panel de avisos, prueba a publicar algún evento, que tú organices y observa si la gente está apática como tú o dispuesta a buscar cosas nuevas.

Todo te puede sonar a “payasada” pero es una opción, el hacer cosas diferentes sin perjudicar el puesto y generando un cambio de ánimos. A lo mejor, hasta se suman más departamentos a ti. Prueba! Sin probar, no hay opinión que sirva!.

2. Deja de compararte y aguantar la negatividad de los demás.

La televisión, la radio, el periódico… el mundo se acaba y nosotros con él. En cambio, nos pasamos a las redes y pasamos de morirnos a querer vidas ideales como las que vemos publicadas. Al final, nada en esta vida es blanco o negro. ¿Recuerdas cómo se vivía antes de las redes sociales? ¿Qué hacías? ¿ A dónde ibas? ¿Con quién hablabas? Recupera algo de ese tiempo (que parece prehistórico pero es de ayer) y observa como te sientes. En vez de dos horas en el móvil, dos horas de caminata con amigos, familia, incluso tú solo!!!

3. Decide hacer algo nuevo.

¿Por qué no? Por qué no aprender a nadar bien.  Por qué no ir a clases de cocina o de costura. Por qué no ir a clases de baile o pintura. Al final, todo se reduce a comer, dormir, cagar (perdona que sea tan bruta pero sino no rima ni suena guay 😉 y vuelta a empezar. Y no! La vida es más que eso!

Agradece esa nómina a fin de mes! Revisa tus hábitos de consumo, reduce gastos para dejar de querer ganar más para gastar más. Si no eres feliz con lo que tienes, ¿cómo vas a ser feliz con lo que sueñas y aún no tienes? No tiene lógica!

Por favor! Usa tu lógica. Piensa diferente! Todo ello te dará una nueva visión de la situación en la que te encuentras y te hará que salgas un poco de ese “conformismo” que no te satisface. Si logras pensar diferente, cambiarás tu ánimo, reducirás tus quejas y empezarás a buscar alternativas y estrategias que te hagan mejorar tu forma de vivir y por ende, tu forma de trabajar.

Es cuestión de probar, ¿no? Ya me contarás que tal te resulta.

Jornada “Los Perfiles Profesionales y Managers del Futuro” + pdf resumen

Estamos viviendo una época en la que los cambios, avances tecnológicos y el desarrollo están haciendo que los puestos de trabajo cambien o desaparezcan.

¿QUIÉN CONSTRUIRÁ EL FUTURO?

La semana pasada asistí, en el Club de Empresarios de Galicia de Vigo, a la Jornada “Los Perfiles Profesionales y Managers del Futuro”, organizada por Spring Galicia.

En esta jornada se trató de analizar cuáles son los perfiles profesionales del futuro y como nos tendremos que adaptar a los cambios. No sólo habrá puestos de trabajo que desaparecerán, sino que además, muchos de ellos evolucionarán y se crearán nuevas posiciones.

Además, analizaron cómo deben ser los líderes del futuro y como ellos también tendrán que adaptarse a los cambios y avances de las empresas.

Muchas gracias Patricia Da Cunha, Manager de Spring Galicia, por la organización, el café y la amabilidad en todo momento.

Espero que el pdf con mis anotaciones te sea de utilidad 🙂 Y, ¿te importa comentar en el blog si así ha sido? Un feedback es el mejor aprendizaje para seguir creciendo y aprendiendo contigo. Gracias infinitas!

 

Los beneficios de los rituales para la empresa y la vida personal

Por muy extravagante o esotérico que te resulte llevar a cabo un ritual debes saber que te puede ayudar y mucho, en tu vida diaria, en la consecución de tus objetivos o, simplemente, para relajarte, no perder el foco y ganar en claridad sobre lo que quieres de tu vida o de tus circunstancias.

¡Los rituales son herramientas! ¿Lo sabías?

Sí.

Son herramientas que, como si de un software se tratase, te ayudan a “configurar” tu realidad, tu día a día.

¿O qué te crees que es el despertador? Es la herramienta de tu ritual mañanero que hace que te despiertes para levantarte a la misma hora, todos los días.

¡Wow! De esotérico no tiene nada, ¿verdad?

Nuestra vida diaria es la suma de rituales que, sin darnos cuenta que sean tal, los programamos a nuestra voluntad para alcanzar metas concretas (despertador para despertar, poner el café antes de lavar la cara, recoger la ropa antes de planchar, recorrer el mismo camino al trabajo todos los días, tomar el café en la misma cafetería y de la misma forma, hacer el descanso en la oficina a la misma hora…), y para ello no hay una respuesta concreta sino consciente y/o inconscientemente,hay fuerzas invisibles responsables de una aparte decisiva de la realidad que vivimos.

Si.

Contamos (1) con la suma de la metafísica, que está ahí, y lo que alcanzamos a través de la voluntad, de la confianza en mí, de los talentos y (2) con la participación de la humildad al reconocer que hay fuerzas más allá de mi conocimiento pero que no son protagonistas sin la acción o actos que yo llevo a cabo.

Un ejemplo de ritual sería el de Michael Jordan que no salía a jugar un partido sin poner debajo de la camiseta del equipo, la camiseta del equipo de su universidad. ¿Crees que eso lo validaba todo? No. Simplemente que reforzaba sus metas, el motor de su talento, de su éxito.

Te invito a que ritualices tu vida, que configures acciones concretas repetitivas para afrontar situaciones especiales y hacer efectivo eso de “la voluntad y la fe mueven montañas”.

Recuerda que un ritual atractivo te invita a “hacer”. Y de eso se trata, ¿verdad?

 

 

Hoy Es Marketing Santiago (resumen evento) + pdf

#HEMESIC #EmpresaEnFemenino

La semana pasada estuve en Santiago de Compostela, en el evento Hoy es marketing que se celebró por segundo año consecutivo en Galicia, bajo el título Re-thinking: Management, New Economy, New Market, New Business & New Social Models organizado por ESIC e IESIDE.

Este evento, el mayor encuentro para profesionales y directivos del ámbito de la empresa, el marketing, la comunicación y la economía digital en España (con 15 ediciones a sus espaldas), se sitúa como un referente ya para Galicia, en el que se dieron cita más de 500 profesionales en directo y más de 500 por streaming, se compartieron más de 4500 tuits superando los 21 millones de impactos en Twitter, duplicando la difusión de la anterior edición.

HEM 2018 reunió como ponentes a reconocidos profesionales de importantes empresas nacionales e internacionales que compartieron sus estrategias de éxito, así como las tendencias empresariales del futuro.

Me gustaría dejaros unas frases breves, a modo de reflexión. Y no han sido más dado que el auditorio estuvo a oscuras durante toda la celebración y tomar apuntes era casi imposible. ¡Con lo que me gusta a mi escribir! Jo! Es lo que menos me gustó :/ y así lo hice saber 🙂

Confío en que os sean de utilidad 🙂 Y si así es, ¿te importa comentar en el blog si así ha sido? Un feedback es el mejor aprendizaje para seguir creciendo y aprendiendo contigo. Gracias infinitas!

La liberación de contar un secreto.

A ver… te voy a contar un SECRETO desde la biblio 

Esta temporada estoy a “full” con algunas formaciones presenciales y con la creación de muuucho contenido nuevo.

👉 ¿Te dije que a finales de noviembre (que luego será diciembre 🤣) inauguro canal de TV en Youtube? Y….

👉 ¿Te he dicho que he dado más “bandazos” en mi vida que un pato mareado, hasta ENCONTRARME? Y…

👉 ¿Qué me costó un huevo reconocer mi alta sensibilidad y mi personalidad “loca&chispeante” porque tengo mi mente se dispersa con mucha facilidad? Alguna vez lo dejé caer. Ahora, lo verbalizo con orgullo. Pero cuesta, ¿sabes? Y… 

👉 ¿Sabes por qué cuesta RECONOCER todas estas cosas?

Porque nos da MIEDO mostrarnos imperfectas y vulnerables. (Si quieres que te hable de ello, escríbeme abajo y te escribo un artículo al respecto).

Este año decidí agarrar por los huevos a mi proyecto profesional 🍳 (diría ovarios pero no puedo agarrarlos bien) y… ¿sabes por qué logré tomar esta decisión? 🤔

Porque una vez que decidimos dejar atrás todo lo que nos conviene dejar, damos paso a un periodo de desenfoque horroroso. Y que mejor que pasarlo de una vez, no crees?. También damos paso a un fuerte desánimo emocional que nos regala pensamientos confusos y que condiciona todo lo que queremos hacer y decidir.

Así que, teniendo la posibilidad de crear una realidad “real” a partir de todo lo nuevo que se nos presenta, ¿por qué seguir dando vueltas a la mierda, bajo lamentos estúpidos?

Y… ¿ cómo conseguir salir del desenfoque y desánimo?. Pues:

Primero: sufriendo, pasando miedo, sintiéndote vulnerable, fea, imperfecta, cagándote en todo, llorando hasta cuando meas… porque las verdades duelen y que te pongan un espejo delante, jode que no veas.

Segundo: Identificando las viejas ideas que no te dejan ser tú, sentirte cómo eres en realidad, trabajarlas y soltarlas.

Tercero: Teniendo paciencia contigo misma. Y en grandes cantidades.

Cuarto: Prestando atención a tus ruidos mentales y cambios de humor. Que los tendrás. Y gordos!

Quinto: Aprendiendo a usar tus nuevos pensamientos en tu vida diaria porque siempre habrá alguien que lo flipe, te ponga en duda y te los quiera sabotear (ese alguien puede ser otra persona o tú misma).

Sexto: Tomando decisiones que apoyen todos estos cambios nuevos y que, por momentos, no querras tomar porque te sentirás insegura.

Pero aún así, merece la pena pasar por todo ello. TE LO JURO.

Abrazos miles!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies