Seleccionar página

Bienestar y consumo que mejoran tu cuenta bancaria

Sí. Has leído bien. Hay un bienestar mental y de consumo que mejora tus cuentas, siempre y cuando te propongas resolver lo que tienes entre manos y te concentres en hacer algo importante para ti.

Para empezar, estaría genial que conectaras en serio con lo que quieres. Sigue leyendo, por favor. Conectar para liberarte de todo ese condicionamiento del pasado, conectar con gente nueva que desea crecer, de conectar con gente que trabaja de un modo diferente, en lugares distintos. En definitiva, conectar con gente que tiene ganas de hacer y no que pasa sus días entre lamentos y quejas. Todo esto, es un buen paso, ¿no crees?

Seguramente ya has descubierto que el sistema no funciona. Tu sistema, tu forma de vivir, de consumir por lo que, para salir de ello, necesitas nuevas propuestas, nuevas ideas, nuevos caminos. Poner en marcha cambios y actitudes que se queden para el resto de tus días.

¿Es posible lo que digo? ¡Rotundamente, sí!

Y, ¿por qué es posible? Porque en la medida en que te quieres y te valoras, te comprometes contigo y mejora tu cuenta bancaria. La clave está en ese compromiso. Cuando te comprometes contigo misma, pero de verdad, siente de un modo diferente, exploras nuevas alternativas y conectas de un modo diferente con personas, con proyectos, con trabajos, con situaciones.

Al valorarte, al sentir quién eres de verdad, empiezas a ver las cosas con otros ojos y tu sensación de libertad económica adquiere matices nuevos.

Te lo explico con un ejemplo:

No llegas a fin de mes o acumulas cargos de tarjetas importantes, incluso préstamos. Y necesitas un sueldo superior. Estás pensando en buscar otro trabajo, aunque el que tienes te gusta. Pero necesitas más dinero. Necesitas más ingresos. Tu sueldo no te llega y no sales de una para meterte en otra. No puedes hacer extras y rezas para que no se estropee el coche, por segunda vez, este mes. Tu misión ahora mismo es ganar más. ES lo único con lo que sueñas. Ojalá te tocase la lotería.

La gente con la que estás se queja de lo mismo: que si la política, que si no hay ayudas, que si no es justo, que si ellos ganan más por hacer nada, que si tu vecino ya ha cambiado de coche por tercera vez y bla, bla, bla. ¡Y claro! No vas a quedarte encerrada en casa, otro verano más, por lo que vuelves a financiar las vacaciones a 12 meses… Y necesitas más sueldo.

¿De verdad te crees que la solución está fuera de tu casa?

A lo mejor la solución está por cambiar el estilo de vida y de consumo, pero es una realidad que no queremos ver porque le vecino, siempre ganas más y tiene mejores cosas. ¿Te has parado a pensar que piensa lo mismo de ti?

Mejorar nuestro bienestar para mejorar nuestra cuenta bancaria es posible:

1.- Analiza qué tipo de comida consumes al mes. Elimina todo lo procesado y suma. Esto hará que simplifiques tus comidas, que sean rápidas de hacer y sanas y que ahorres dinero en la compra.

2 .- Analiza cuántas veces comes fuera al mes. Opta por la opción de tupper en un parque, al aire libre o en una zona de estar del trabajo. Obtendrás un ahorro económico considerable y tendrás un rato de relax con gente con la que creías que no “conectabas”.

3.- Analiza el consumo de coche y baraja la opción de transporte público o de ir caminando y volver en bus. El coche, no solo es gasolina: es la cuota, si aún no está pagado, es el parking, es el impuesto de rodaje, las ruedas, el gasoil o gasolina. Todo suma.

4.- Analiza cuanta ropa compras al mes. Y piensa en todo lo que usas, lo que no, lo que se ha quedado obsoleto.

Por favor, llegados a este punto, sé honesta contigo misma y observa todos los armarios de tu casa, incluidos los de la cocina:

  • Armarios roperos. Te lo pones todo, ¿todo?, ¿de verdad?
  • Armarios zapateros. ¿Usas todo el calzado que tienes?
  • Armarios del baño. ¿Usas todos los potingues? ¿Acabas las cremas de cada bote?
  • Armarios de la cocina. ¿Usas todas las ollas y cacerolas?
  • ¿Qué pasaría su subes al trastero?
  • ¿Y las habitaciones de los niños? ¿Cuándo entran juguetes en navidad, se hace limpieza de los antiguos?
  • ¿Cuánto calzado desgastan tus hijos? ¿Se le quedan pequeños los abrigos antes de usarlos hasta que no sirven?Sé sincera y no pienses que éste análisis es de pobres: ¿cuántas cosas “sin acabar” tienes en tu hogar?

5.- Sé sincera y no pienses que éste análisis es de pobres: ¿cuántas cosas “sin acabar” tienes en tu hogar?

Al final, todo suma. ¿Por qué comprar una crema si aún me queda en el bote? ¿Por qué comprar otro par de botas si tengo 3 pares ya, les cambio las tapas y están genial?

Viéndolo así, te puede dar un poco de miedo, pero, realmente, lo que debes evitar es sentirte pequeña por tener que empezar a reducir gastos y sentirte orgullosa de reducir consumo y por ende, reducir plásticos y desechos que perjudican a nuestro planeta tierra. No te estanques ni te bloquees porque el esfuerzo, merece la pena.

La fuerza debes emplearla en reducir para ahorrar y no en aumentar ganancias para seguir gastando y metiéndote de cabeza en el exceso de consumo que te acompaña… ¿desde cuándo?…

Empieza a ser responsable contigo misma y muévete hacia valores de consumo que no perjudiquen tu salud y mejoren tu cuenta bancaria. Si lo necesitas, te ayudo. Solas, avanzamos más rápido y lo hacemos mejor.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies